Estrictos controles comerciales a kioscos barriales y minisúper

En un nuevo operativo de control comercial unificado, realizado en los últimos días, inspectores municipales decomisaron mercadería en dos supermercados barriales y una fiambrería céntrica. También se labraron actas de infracción por falta de la documentación habilitante. Las áreas intervinientes en esta ocasión fueron Control Comercial, Bromatología y Espacios Públicos.

Con respecto a los súper barriales, los operativos se hicieron en el macrocentro de la ciudad y en Santa Ana I. El primero de los procedimientos, fue consecuencia de un operativo realizado hace 15 días atrás. En aquella oportunidad, se solicitó la renovación del certificado de habilitación que estaba vencido y la habilitación de un puesto de venta de frutas y verduras que se encuentra en la vía pública y al ingreso del local.

En el operativo se constató que el comerciante no había iniciado el trámite de la habilitación transitoria, ni tampoco el proceso de autorización para la venta de frutas y verduras en la vía pública. Además de dichas infracciones, en el local se encontró mercadería vencida que se decomisó. Potes de jamón untable; sobres de mayonesa; mermeladas; paquetes de aceitunas; preparados para postre; leche en polvo; packs de galletas saladas; puré de papas; alfajores; latas de arvejas y jardinera; fideos secos; y piezas de carne vacuna.

En el supermercado de barrio Santa Ana también se decomisó mercadería vencida o sin fecha de elaboración: potes de crema y dulce de leche; queso crema, yogures comunes, con cereales y bebibles; paquetes de grasa; potes de helados; paquetes de salchichas; panes de hamburguesa; paquetes de maicenas; y latas de alimentos en conserva.

Un operativo similar se realizó en una fiambrería de la zona céntrica. Allí se decomisó mercadería vencida o sin fecha de elaboración ni vencimiento: 15 paquetes de harina leudante, 30 paquetes de galletas y paquetes de pochoclo. Toda la mercadería vencida y decomisada se la somete a un proceso de desnaturalización para su posterior descarte.

En todos los casos se labraron actas de infracción y decomiso, que luego derivarán en las multas correspondientes. El nuevo cuerpo de inspectores de Control Comercial viene realizando recorridas por toda la ciudad brindando asesoramiento a los comerciantes sobre los trámites a seguir para la renovación de licencias o instando a completar la documentación habilitante.

Fábrica de papas fritas 

Además de las recorridas que se realizan por los comercios, los inspectores municipales relevan las fábricas de alimentos. Recientemente se instó a una fábrica de papas fritas a que adecuara el tipo de impacto ambiental que genera su actividad de baja a mediana. El local se ubica en avenida Rep. de Siria.

Luego de las denuncias por ruidos molestos y malos olores, realizadas por vecinos del establecimiento, los inspectores revisaron el lugar. Se labró acta de infracción por falta de higiene en el sector de elaboración y envasado; y falta de tele milimétrica en el ingreso a la sala de elaboración.

Teniendo en cuenta la situación relevada, se dio un plazo para que la fábrica normalice las situaciones irregulares, renueve habilitación, presente Certificado de aptitud ambiental municipal, Estudio de impacto ambiental y un informe integral de la misma. Para ello los inspectores que realizaron el control, instruyeron a los responsables los medios y pasos a seguir para ponerse en regla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Publica tu noticia AQUI!