El mundo se prepara para una semana santa virtual y sin procesión

Misas al aire libre o con número limitado de feligreses, actividades religiosas transmitidas por redes sociales, cuarentenas, restricciones en la circulación, hoteles cerrados, procesiones prohibidas y vedas nocturnas forman parte del paquete de medidas que los países que celebran Semana Santa adoptaron para evitar aglomeraciones que propicien contagios de coronavirus.

Casi sin distinciones, los países con mayoría de población católica se vieron obligados a adoptar restricciones que eviten alimentar el rebrote de contagios, por lo que si la Semana Santa de 2020 fue atípica, al menos habrá servido de experiencia para la de este año, que no será muy distinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Publica tu noticia AQUI!